El niño y su verdadero yo

A ti que eres padre o algún día lo serás y a ti que eres madre o algún día lo serás:

Aprecia los logros de tu hijo pero hazle saber que le amas cuando fracasa. Valora sus buenas cualidades pero ama sus pequeños defectos. Aplaude sus éxitos pero hazle saber que le amas cuando no consigue lo que se propone. Tu hijo, al igual que tú, nació sin miedo, nació en una plenitud de libertad máxima, nació con una capacidad de asombro maravillosa, nació con una espontaneidad y una sinceridad de actos adorable. Nació con un amor infinito por la naturaleza y por los animales.
Dile hoy a tu hijo que no somos perfectos pero que él es valioso tanto por sus aciertos como por sus errores. Dile que le amas tanto o más por aquello que intenta que por aquello que consigue. Dile que amas su carácter cuando está alegre y cuando está enfadado. Explícale cuál es su esencia única y hazle saber que esa es su verdadera persona. Dile que no por ser mayor eres más sabio, simplemente tienes más experiencia. Dile que admiras su personalidad aún no construida pero pura y limpia.

Tu hijo no necesita nada, te quiere a ti.


08 enero, 2016
Categories: | deja un comentario