Sin sendero

No sé si es más complicado andar en equilibrio por una delgada cuerda o caminar por un sendero que deja de estar marcado.
¿Qué pasa cuando ya no ves camino por el que continuar? ¡Continúas!
Sigues, así sea con miedo por la incertidumbre de no saber cómo vas a dar cada paso.
Sólo un detalle me da confianza: donde existe amor no hay lugar para el miedo.

29 marzo, 2015
Categories: | deja un comentario