Por dentro y por fuera

Dicen que cuando empiezas a ocuparte de tu interior, al mismo tiempo comienzas a despreocuparte por tu exterior.
Me he asomado a mi interior con cautela, con cierto miedo y sobre todo con mucha curiosidad y el paisaje es infinito, maravilloso y, quizás lo más importante, totalmente diferente a lo que siempre he visto ante el espejo.
Lo que siempre ha reflejado el espejo no soy yo. Lo que siempre he visto en las fotos no soy yo. Aquello por lo que todos me identifican no soy yo.
Mi portada ni siquiera puedo asegurar que la haya confeccionado yo. Cuando caes en la cuenta de que no eres lo que dejas ver y cuando eres consciente de que todos los que te rodean son carátulas que sólo envuelven seres maravillosos y únicos, empiezas a sustituir y cambiar emociones. La crítica se convierte en comprensión. La indiferencia se convierte en atención. El juicio se convierte en compasión. Y el miedo, ese gran obstáculo, retrocede ante el amor.
Por eso, ese abismo personal ante el que me asomo se multiplica por todos y cada uno de los que creo conocer y por todos los que no conozco pero tengo la certeza de su profunda belleza interior.
¿Quién soy? ¿Quién eres?
Yo no me identifico con un nombre, con una profesión, ni siquiera con una imagen que ni de lejos muestra lo que soy. ¿y tú? ¿te has planteado realmente quién eres y para qué estás aquí?
¡Asómate por un momento a tu interior! Verás que te olvidas de lo que aparentas ser; verás que tu trabajo no es nada, que no te define. Verás que el espejo ya no refleja lo que hasta ahora creías ver.
Miro hacia dentro y me despreocupo de lo que está afuera. Trato de no dejarme llevar por lo que arrastra y engaña.
Observo esta película que es la vida y quiero participar en ella pero sabiendo que esta vez tengo un papel asignado cuyo guión estoy aprendiendo.

22 febrero, 2015
Categories: , | 2 comentarios

Comments (2)

  1. Emilio, me ha encantado tu reflexión, por lo que quieres transmitir y por cómo lo has escrito.
    Ojalá todos supiéramos mirar hacia nuestros adentros, quizás es cuestión de aprender a mirar o tal vez sólo se trate de querer mirar... de cualquier manera, lo importante es saber ver.

    Besos a los tres.

  2. Yeste, además de quererte y apreciarte, admiro tu capacidad de escribir. Por eso tu piropo a mi manera de expresarme la valoro mucho mucho.
    Un besote