Sigo aquí

Pues se me pasó el mes de septiembre y no publiqué en el blog. Eso no ocurría desde que los Beatles sacaron su primer disco allá por el año 1962. Ha llovido desde entonces.
Siento esta falta de participación en mi propio blog, sobretodo por los miles de seguidores que día a día entrar a comprobar si he publicado algo.
No hay excusa que valga ni mal que cien años dure (o algo así), pero lo cierto es que ando con el culo a dos manos. Las perspectivas laborales han sido tan grises en los últimos años que me he metido de lleno en el reciclaje de conocimientos hasta el punto de convertirme de nuevo en universitario. Ahora, después de tanto postgrado y demás parafernalia, he decidido unirme a la legión de autónomos sufridores españoles y tratar de ganar algunos garbanzos por mi cuenta y riesgo aprovechando la recientemente aprobada ley de emprendedores con la que el gobierno pretende solucionar la crisis (jajjaja qué listos son). Se podría decir que ya tengo el permiso de la torre de control y estoy entrando en pista para despegue. A ver cuánta distancia deberé recorrer antes de levantar el vuelo.
Mi nueva etapa freelance (freelance es más chick que autónomo aunque ganas lo mismo) es una actividad profesional donde teóricamente se deben cuidar las formas, la imagen e incluso el pasado social que uno ha derrochado en internet durante todos estos años. Pero como eso no va conmigo, trataré de que mis conocimientos y buen hacer sean suficientes para ganarme la fidelidad de los clientes. El caso es que ahora trabajando por cuenta ajena por las mañanas y de profesional-freelance-autónomo-yomeloguisoyomelocomo por las tardes, me queda un tiempo libre muuuuuy limitado.
Sigo leyendo (eso que no falte nunca) pero ni ganas de publicar reseñas aunque tengo pendiente escribir algo sobre "Amor bajo el espino blanco" que me hizo emocionar hasta soltar alguna lagrimilla.
También me está entreteniendo mucho últimamente la lectura de citas célebres (y no tan célebres) y la confección de imágenes con dichas frases famosas. Las estoy publicando anónimamente en un blog que a través del móvil me permite publicar con un esfuerzo mínimo. Lo llamé frangollo mental y es una modesta combinación de imágenes y letras.
Vuelvo pronto, probablemente con algo que contar sobre "Zoo humano", un entretenido ensayo de un tal Desmond Morris donde pone a parir (siempre científicamente hablando) a la sociedad actual y nuestro desmedido consumismo.
Hasta mañana a las ocho.

02 octubre, 2013
Categories: | 2 comentarios

Comments (2)

  1. Es bueno saber que sigues ahí y que no te habías despedido a la "francesa", jajaja, es broma.

    Entiendo que te sea difícil buscar tiempo para el blog cuando se tienen tantas cosas entre manos.

    Ojala tu nueva etapa de"freelance" vaya muy bien y tengas un buen futuro como "yomeloguisoyomelocomo", a pesar de todo, la crisis puñetera y sus derivados, has hecho bien en querer entrar en esta oportunidad que te da el gobierno y te puedo asegurar que si va saliendo bien, te creará ilusión para seguir esforzándote y un inmenso orgullo de poder ser quien quieres ser.

    Lo siento, ha tocado rollo no quiería extenderme tanto.

    Que todo te (os) vaya bien, es importante para muchos.

    Besos apretaos a los tres.

  2. Muchísimas gracias Yeste, se les echa de menos. Un besote