me gustaría que estuvieras aquí, conmigo

Volvió a sonar el teléfono. Descolgó y esta vez estaba seguro de reconocerla.
-¡Por fin!
-¡Cuánto me alegra que digas "por fin"! ¿Esperabas mi llamada?
-Con impaciencia.
-¿Lo dices en serio?
-Estaba de un humor de mil diablos. ¡Oír tu voz lo cambia todo!
-¡Vaya, me das una alegría! Me gustaría que estuvieras aquí, conmigo, en el lugar donde me encuentro ahora mismo.
-Siento mucho que no sea posible.
-¿Lo sientes? ¿En serio?
-En serio.
-¿Te veré antes de que te vayas?
-Sí, nos veremos.
-¿Seguro?
-Seguro. ¿Almorzamos juntos pasado mañana?
-Me encantará.

"La ignorancia" de Milan Kundera

31 julio, 2012
Categories: , , | deja un comentario