estremecimiento de placer exquisito

Ella permanecía silenciosa, como durmiendo, como en un sueño. Luego se estremeció al sentir que su mano vagaba suavemente, y sin embargo con una extraña impericia titubeante, entre sus ropas. Pero la mano sabía cómo desnudarla en el sitio deseado. Fue tirando hacia abajo de la fina envoltura de seda, lentamente, con cuidado, hasta abajo del todo y luego sobre los pies. Después, con un estremecimiento de placer exquisito, tocó el cuerpo cálido y suave, y tocó su ombligo durante un momento en un beso. Y tuvo que entrar en ella inmediatamente, penetrar la paz terrena de su cuerpo suave y quieto. Para él fue el momento de la paz pura la entrada en el cuerpo de la mujer.

El amante de Lady Chatterley, D. H. Lawrence.

04 julio, 2012
Categories: , , | 2 comentarios

Comments (2)

  1. Encantadora la sutileza con la que ha sido escrito.
    Besitos

  2. Una escena de amor con sexo implícito, pero escrita con mucha elegancia.

    Un abrazo.