la insatisfacción del codicioso


Un hombre dotado de ingenio mantiene admirables conversaciones consigo mismo en la más absoluta soledad gracias a sus propios pensamientos y fantasías, mientras que un mamarracho se aburrirá soberanamente a pesar de atiborrarse con representaciones teatrales, fiestas y paseos en carruaje. Un carácter bueno, comedido y sereno puede mostrarse satisfecho en medio de las más mezquinas circunstancias, mientras que un carácter malvado, codicioso y envidioso no lo está ni en medio de la opulencia.


Arthur Schopenhauer

15 mayo, 2012
Categories: | deja un comentario