la insoportable levedad del ser



Creo que esta novela se ha visto favorecida por la polémica que generó desde su publicación en 1984. Sin duda es un buen libro, uno de los más interesantes que he leído últimamente. Suele citarse en las listas de mejores novelas del siglo XX. Supongo que la polémica llegó por dos vías: por una parte la crítica incisiva que hace del socialismo y la invasión rusa de Checoslovaquia en 1968, y por otra parte, el tono erótico y sexual presente en toda la historia. A nivel de iglesia católica tampoco creo que les hiciera mucha gracia el dilema que plantea el autor cuando escribió cosas como: "Si Dios tiene boca, ¿comerá? Y si come, ¿tendrá tripas?. He aquí el problema. Porque si Dios tiene tripas, está claro que Dios tiene culo y caga."
Pero más allá de críticas sociales y opiniones personales del autor, la historia de sus cuatro personajes engancha desde el principio con un tono constante de duda existencial. El amor entre Tomás y Teresa es complicado e incierto, vacilante pero intenso en todo momento. Parece imposible mezclar la infidelidad y el amor pero así transcurre toda la novela con saltos contínuos de un sentimiento a otro.
El mejor indicativo de que me ha gustado un libro es cuando termino de leerlo y quedo con ganas de más. Este es el caso. Algo más de 300 páginas y se me hizo bastante corto.
Termino con una cita muy hermosa:
El amor no se manifiesta en el deseo de acostarse con alguien (este deseo se produce en relación con una cantidad innumerable de mujeres), sino en el deseo de dormir junto a alguien (este deseo se produce en relación con una única mujer).

29 abril, 2012
Categories: , , | deja un comentario