la verdadera meditación




Deja esta mente, la tuya, distendida, sin artificios.
En este estado, mira el movimiento de los pensamientos, toma por referencia este movimiento, sin forzar.
En este estado se pone de manifiesto una gran calma.
No te apegues a esta tranquilidad, no tengas miedo del movimiento.
No hay diferencia entre la calma y la actividad.
Reconoce estos dos estados como fenómenos mentales que surgen en la mente.
En este estado, reposa...
Sin asirte a nada, sin apego, reposa en la esencia natural.
Desde esta dimensión, la esencia de tu propia mente se va a manifestar como sabiduría y radiante vacuidad, y no tendrás palabras...
Desde esta referencia, emergerá una estabilidad natural.
No tomes la estabilidad por algo especial, sé espontáneo, natural y libre.
No te apegues, no rechaces las creaciones mentales, Y, por favor, permanece.

Gendun Rinpoche

03 febrero, 2012
Categories: | deja un comentario