sentidos sin sentido

rocas
Hace unos días empecé a experimentar con los sentidos. Una noche mientras cenaba en casa cerré los ojos cada vez que me llevaba el perrito caliente a la boca. ¡Santo dios, qué bien sabía! Comía más lento, saboreaba como nunca antes y todo me sabía muchísimo mejor. Desde ese día, cuando me acuerdo, voy pasando por cada uno de mis sentidos tratando de prestar atención sólo a ese en concreto, olvidando un poco los demás. Una tontería tan simple y cotidiana como sentir el aire pegando en la piel pasa de ser algo imperceptible a convertirse en una maravillosa sensación. Incluso entre el feo sonido de la ciudad, si cierro los ojos, siempre puedo escuchar el canto de un pájaro o la risa de un niño, concentrarte es difícil pero se consigue.
Lástima que de momento sólo hago esto de manera consciente y programada.

14 junio, 2010
Categories: , | 4 comentarios

Comments (4)

  1. Para mi siempre es consciente, y programada :), ya que precisamente esto es la atención.
    Un abrazo

  2. haideé, entonces es que debo reprogramarme o formatearme un rato :p

  3. Mejor así, ahí está el valor de las pequeñas cosas, los detalles...ese toque sutil de ketchup en los labios....mmmmmmm, no sería lo mismo si me tomara el bote entero!

  4. ¿Cuándo haces las fotografías estás con la atención plena o no? Obsérvate mientras las haces. Eso es la atención. Ya la tienes, pero se te está pasando por alto, pienso :)
    Besos