Hoy me has sonreído

sensación de paz
Esta tarde me ha ocurrido algo maravilloso, increiblemente extraño pero que me ha dejado un bellísimo sentimiento de paz.
Caminaba por una de las calles principales de la ciudad donde las aceras son amplias y están siempre llenas de gente. Como suele ser habitual desde hace ya algún tiempo, yo iba con mis cascos escuchando música sin pensar en nada en concreto, relajado y en dirección al laboratorio donde encargué una copia impresa de una foto que hice hace ya algunos años. De repente me siento observado por alguien de entre todas las personas que caminaban en sentido contrario al mío. Se trataba de un anciano que, sin dejar de andar, me miraba fijamente. Me sorprendió su mirada. Sin tener un gran parecido con mi abuelo (fallecido hace unos meses), la mirada era exactamente la suya: tímida, de párpados caidos y ojos cansados. A pesar de estar muy cerca de mi casa, nunca antes había visto a aquella persona. Un instante después de mi impresión por ese parecido, el anciano me sonrió. Una sonrisa limpia, amable, sincera... familiar. Le devolví la sonrisa aunque estaba un tanto aturdido por lo que en apenas cinco segundos acababa de suceder. No se detuvo y siguió caminando lentamente. No supe reaccionar. Me llené de una paz maravillosa.

¿Por qué me observaba aquel señor? ¿Por qué su mirada era tan parecida a la de mi abuelo? Y, sobre todo, ¿por qué me sonrió?

26 enero, 2010
Categories: , | 4 comentarios

Comments (4)

  1. De repente me ha venido esa canción de Presuntos que dice: "Hay ángeles entre nosotros..."


    Hay mensajeros sin palabras...

  2. Gracias Bohe por tus siempre bellas palabras, un ángel, un mensaje... Un beso

  3. Comparto las palabras de Bohe,
    entre nosotros hay ángeles o hadas que estan guardándonos.
    Un besito, me encánto la ternura de tu post. :-)

  4. Darilea, es curioso que pueda contar algo tan personal en un medio tan público como un blog. En cambio, a mi familia no les he dicho nada. Un besote