Mi visita a la exposición de Van Gogh

El viernes pasado día 15 tuve la gran suerte de ver la exposición de Van Gogh en el museo Thyssen de Madrid. Ha sido una experiencia inolvidable.


Casa en Auvers - Van Gogh
Por primera vez he estado a escasos centímetros de distancia de un Van Gogh original. Lo primero que llama la atención del observador que se adentra en la sala es el color. A pesar de la penumbra general en la que se encuentran los cuadros, la viveza y fuerza de los colores se aprecia desde la distancia. En el momento en el que me coloqué delante del primer cuadro empecé a "flotar", tuve la sensación de haber abandonado lo real para sumergirme en un mundo imaginario, el mundo de Vincent.

No reparé en la idea de que estaba ante obras de un valor económico quizás incalculable. Tampoco pensé que esas pinturas estaban realizadas por uno de los artistas más importantes de la historia. Mi pensamiento giraba una y otra vez en la vida y sentimiento de Vincent como persona, en por qué usó esos colores, por qué esa perspectiva, por qué esos trazos rápidos y nerviosos. Ya conocía al Van Gogh de los libros de arte, de las biografías, etc. pero no conocía al Vincent de la pintura alegre, vital, hermosa y con carácter.

La reproducción de sus pinturas en libros de arte no son nada fieles. No tiene nada que ver el color que se aprecia en una hoja impresa a lo que realmente se observa en la obra original. Además, existe una particularidad en la pintura de Vincent que nunca se puede percibir en las fotos de sus cuadros y es el aspecto o dimensión de sus trazos. Esos empastes gruesos de pintura con trazos aparentemente descuidados llaman muchísimo la atención. Juraría que algunos trazos podrían llegar incluso al centrímetro de grosor. Increible.

Esta exposición de sus pinturas de la época en Auvers Sur Oise, sus tres últimos meses de vida, demuestra que el suicidio fue un hecho accidental. Nadie que ame tanto a la naturaleza y que le rinda tal homenaje de color puede querer quitarse la vida.

En definitiva, una exposición única totalmente recomendable. Una experiencia inolvidable.

20 junio, 2007
Categories: | 5 comentarios

Comments (5)

  1. Emilio Emilio, imagino lo que es para ti haber estado allí, parado frente a sus obras, creo que e habrás olvidado de todo a tu alrededor y entraste en su mundo de un tirón.
    Describiendo sobre la textura que notaste en persona, que nada que ver con lo que muestran los libros, me diste unos deseos enormes de poder llegar a visitar alguna vez las pinuras de Vincent.
    Ojalá, cuando tenga la oportunidad no lo dudaré por supueso.
    Me alegro por ti que hayas presenciado tan maravillosa exposición, pienso que no te lo olvidaras más.

  2. Mi querido Emilio este relato era el que estaba YO esperando, que gusto que hayas podido ver con tus propios ojos pinturas del maestro Van Gogh, me imagino que fué una emoción inexplicable, verdad? besitos!

  3. Gab: Así es Gabriela, una gran experiencia que recomiendo a todo el mundo y más a personas que como tú entienden y valoran el arte.
    Ave Fénix: Pues como bien dices, es algo inexplicable. Yo al menos no consigo palabras buenas y suficientes para describirlo. Un abrazote ;)

  4. Cuanto me alegra Emilio que hallas podido al fin disfrutar de unos de tus mayores deseos.
    La vida...
    El suicidio tal vez fue una telaraña que le impidió ver por un momento las estrellas y en su marcha se olvido de regresar.
    Besitos.

  5. Darilea, así es, quizás pretendía ver de cerca esa noche estrellada que pintó y se olvidó de volver. Gracias por tu visita ;)