Archive for mayo 2006

Una familia, una alegoría.


Según Platón, somos unos ignorantes si permitimos que las preocupaciones se fundamenten en lo que percibimos a través de nuestros sentidos. El mito de la caverna es una alegoría que pretende hacernos ver la realidad de distinta manera.
Realidad o no, esta es mi familia.

Canon eos 300d
Lensbaby 2.0

30 mayo, 2006
Categories: | 11 comentarios

Sophie Calle: fotografía creativa


En 1986 esta fotógrafa francesa decidió preguntar a personas ciegas de nacimiento su concepto de belleza. Trató de realizar imágenes que se identificasen con esas definiciones y posteriormente expuso los resultados en el formato que se muestra en este comentario: un retrato de la persona entrevistada, un texto con su idea de belleza y su representación fotográfica.

Algunas definiciones:

- “Belleza – he enterrado a la belleza. No necesito belleza, no necesito imágenes en mi cerebro. Ya que no puedo apreciar la belleza, siempre la he evitado.”
- "[…] Mi habitación es alargada. No hay nada en ella, está limpia. Solo un frigorífico y hierba fuera de la ventana. Es hermosa, por lo menos yo lo pienso y creo lo que quiero creer.”
- “Lo más hermoso que he visto jamás es el mar, extendiéndose tan lejos que lo pierdes de vista.” (Esta es la frase incluida en la imagen que he publicado).

Sophie Calle declaró:
"Hice este trabajo en Francia y Australia. No sé por qué pregunté sobre la belleza. Simplemente, me encontré con un grupo de ciegos en la calle y uno le decía a sus amigos: 'Ayer vi una película preciosa'. Tardé dos años en terminar esta obra. Tenía miedo del elemento de crueldad implícito en preguntarle a una persona ciega qué es la belleza. Además en esta obra volvemos a encontrar la idea de mirar sin ser mirados. No se trata aquí de una investigación sobre la idea de belleza. No me interesa demostrar que los ciegos pueden ver."

Este es un ejemplo más de la fuerza tan arrebatadora que tiene el concepto fotográfico y la creación artística, capaz de hacer olvidar el aspecto técnico de la fotografía.
Una fotógrafa no tan conocida como los grandes maestros de renombre internacional pero en mi opinión tanto o más admirable que cualquiera de ellos.

24 mayo, 2006
Categories: | 6 comentarios

Henri Cartier-Bresson


En mi opinión, Cartier-Bresson es un ejemplo de fotógrafo donde “el qué” tiene más importancia que “el cómo”. Ese momento decisivo que él mismo bautizó se basaba en la intuición y la oportunidad para captar un instante concreto.
Lo que más me gusta de sus fotografías es que introduce al observador en la escena sin participar en ella. En sus retratos nos traslada al mundo del protragonista y nos hace espectadores de un instante en su vida.

"The Decisive Moment" por Henri Cartier-Bresson, 1951.

23 mayo, 2006
Categories: | 5 comentarios

¡ Hola árbol !


¡ hola árbol ! Un año después del incendio que quiso matarte, compruebo que sigues aquí desnudo, descarnado por el fuego y ajeno a la primavera pero felizmente vivo. Tranquilo, no tengas prisa, todo a tu alrededor está cambiando el gris de las cenizas por el color de las hierbas. Pronto recuperarás tu piel y te abrigarás con cientos de hojas que reflejarán orgullosas la luz de cada mañana.
Volveré a visitarte y haremos una foto en color con el verde de tus ramas, el azul del cielo y el amarillo de las flores. Prometido.

Canon eos 30date
Tokina 24-200mm
Película Kodak Tmax 400

19 mayo, 2006
Categories: , | 11 comentarios

Fotografía y realidad


El ojo humano es el mejor instrumento óptico que se conoce. Aún así, está muy lejos de ser perfecto.
El descubrimiento de la fotografía en el siglo XIX hizo posible el milagro de plasmar en papel un instante de realidad. Por fin se había conseguido atrapar y guardar el pasado de una manera fiel y exacta. El hombre añadía un granito de arena a su montaña de autoestima al ser capaz de viajar atrás en el tiempo y revivir un acontecimiento puntual, un paisaje hoy inexistente o un personaje ya desaparecido. Le habíamos ganado un pulso a la vida alargándola más allá de su existencia tridimensional.
Pero pasaron los años, muchos años, y hoy descubrimos que probablemente la realidad puede no ser lo que vemos y que nuestros ojos no son los responsables únicos de nuestra visión. Existe un objeto a interpretar y un canal transmisor de la información. Nuestro cerebro hace el trabajo de procesar los datos recibidos y confeccionar la imagen que creemos estar visualizando. Las limitaciones ópticas hacen que el cerebro complete de forma autónoma la información que no le ha llegado basándose en suposiciones y antecedentes históricos.
Saltando al terreno filosófico, el gran pensador alemán Emmanuel Kant nos había adelantado su teoría por la cual no podemos conocer el estado real de las cosas ya que nuestra mente intuye un espacio y un tiempo que no experimenta sino que presupone. Esta presunción está influida por nuestra subjetividad. No vemos las cosas tal cual son sino tal cual nos parece que son, cada uno desde su propia óptica no objetiva. Posteriormente y dentro del pensamiento moderno, la psicología de la gestalt nos dice que la mente configura y crea según las percepciones sensoriales a las que se añaden la memoria, el pensamiento, la inteligencia y la experiencia. Seguimos una tendencia a unir las partes porque, según esta corriente del pensamiento, el todo es más que la suma de las partes. Cuando abrimos los ojos, no vemos fragmentos ni objetos por separado. Procesamos la información en un espacio de tiempo insignificante para estructurar y dar coherencia a aquello que observamos.
Volviendo al terreno fotográfico, ¿cómo podemos llamar a lo que nos ofrece nuestra cámara si tenemos en cuenta que nuestros propios sentidos liderados por la vista no son capaces de reproducir fielmente la realidad?
En fotografía la cámara se añade al proceso de captación visual y se coloca justo antes de nuestros ojos que son el principal canal transmisor de información que tenemos. Si la vista es capaz de inducir a error y provocar que nuestro cerebro distorsione la realidad, ¿qué credibilidad debemos dar al resultado que nos brinda una máquina fotográfica?
Los puristas de la fotografía defienden una imagen que sea fiel reflejo de la realidad pero no entran a valorar la posibilidad cierta de que cada observador es poseedor de una visión subjetiva adulterada al instante por motivos no voluntarios. Ningún tipo de fotografía se puede atribuir la condición de pura o real y ningún fotógrafo puede pretender reflejar la realidad a través de la imperfección de su vista filtrada además por elementos ópticos materiales. Como observadores debemos mentalizarnos de que la imagen que contemplamos no es real y en todo caso se acerca a un modelo visual que el fotógrafo ha querido reflejar de manera más o menos consciente. La popular expresión de “una imagen vale más que mil palabras” es una inducción errónea a confiar primero en nuestros sentidos y segundo en la objetividad del autor.
Más allá de aspectos técnicos que cuestionen el concepto de realidad en la fotografía, existe una variable más importante si cabe y que puede alterar sustancialmente la percepción de una imagen. Se trata de la subjetividad del fotógrafo a la hora de componer una escena y decidir sus características.
El aficionado no es consciente de esta particularidad e intenta retratar lo que cree ser la realidad, mientras que el fotógrafo experimentado procura reflejar su realidad tal y como él la ve. La misión básica del fotógrafo es la de reproducir en imagen aquella percepción visual que se ha construido en su cerebro tras un proceso de interpretación subjetiva de estímulos y sensaciones.
Pero más allá de la interpretación de la realidad que realiza el fotógrafo de manera inconsciente mediante su percepción visual inicial, existe una reconstrucción posterior de la escena en la que entran en juego condicionantes y particularidades voluntarias que harán modificar aún más el resultado final que se presentará al observador. Sus decisiones en cuanto a encuadre, enfoque, tratamiento de la luz, punto de vista, etc. pueden alterar considerablemente lo que cualquier otra persona percibiría en esa misma situación. La suma de todas sus elecciones fabricará una imagen personal, irrepetible, subjetivamente real y objetivamente falsa.
Es un error pensar que con la fotografía podemos reflejar la realidad. A partir de la aceptación de esta premisa, el fotógrafo madurará y crecerá como artista.

Emilio Hernández Martín, 13 de mayo de 2006.

Canon eos 30
Tokina 24-200mm
Kodak Tmax 400

Recomiendo:
- Percepción visual
- Ilusiones ópticas

13 mayo, 2006
Categories: | 10 comentarios

Sin palabras

07 mayo, 2006
Categories: , | 13 comentarios

Bésame ahora que nadie nos ve


Personas que caminan buscando la mejor oferta, vendedores que gritan sus magníficos productos, una señora que apura el paso para volver a casa y preparar la comida, un padre perdido que con su hija a hombros busca a su esposa, gente que va, gente que viene... y en medio de todo una pareja de enamorados aislados del mundo.
Ella le dice: ¡Bésame ahora que nadie nos ve!

Canon eos 30date
Tokina 24-200mm

06 mayo, 2006
Categories: | 12 comentarios

Un mundo por descubrir


Dicen que los fotógrafos tenemos una manera distinta de ver las cosas. Creo que simplemente prestamos más atención a detalles que pueden pasar desapercibidos a primera vista.
Exite un mundo diminuto a nuestro alrededor que no vemos, que existe, que es bellísimo y que está vivo.
En esta ocasión se trata del corazón de una violeta que apenas tenía protagonismo en el balcón de mis padres.

Canon eos 30date
Canon ef 28-90mm + goma desatascador fregaderos.
Película Kodak

02 mayo, 2006
Categories: , | 17 comentarios