Juntos en el olvido


Siempre he pensado que los puertos y aeropuertos son tierra de nadie, lugares en los que extranjeros y naturales se sienten extraños. El pasado sábado fui con un amigo fotógrafo al muelle de mi ciudad (Las Palmas de Gran Canaria) a tratar de reflejar en imagen esas sensaciones. En el dique más alejado se encontraba esta pareja de orientales que tranquilamente pescaban en un hueco libre entre dos barcos. Frente a ellos la terminal de carga y descarga de mercancías y al fondo del todo se adivinan los edificios más altos.
Mi intención en esta imagen es la de reproducir un ambiente y mis sensaciones cuando estuve allí. Un ambiente calmado, solitario, triste y unas sensaciones de olvido y abandono. Sólo esta pareja me llenó de algún sentimiento agradable: el amor que presumo en ellos por compartir afición, silencio y compañía.

Foto en venta (precio 10 euros, donación a AECC)

Canon eos 300d
Tokina 24-200mm

28 agosto, 2006
9 comentarios

Comments (9)

  1. Una imagen dicen que vale por mil palabras, ese cielo gris con el rayito de sol que asoma entre las nubes, es un grito de esperanza, porque mientras halla gente que piense como tú, el mundo esta salvado.
    Preciosa imagen.
    Besitos.

  2. Es preciosa la fotografia

  3. Una preciosa foto Emilio... a mi los andenes me provocan lo que a ti los aeropuertos y muelles.
    Saludos con el cariño de siempre.

  4. Gran foto

  5. Es preciosa y evocadora, la pareja se ve muy complice y transmite paz.

    PD: Una preguntita, entre tus fotos tienes una de una cantante, hace poco la vi en un programa de la TVCanaria pero no pude oír su nombre...Me gustó mucho oírla...¿Sabes como se llama?

    Un beso

  6. La cantante se llama Mariví Cabo www.marivicabo.com

    Otro beso :)

  7. Como tus fotos... no tengo cual elegir para decir cual es mas hermosa que la otra, el haber llegado a tu blog es lo más acertado que he hecho, solo tengo 3 blogs que me gustan por sus fotografías y uno de esos es el TUYO

  8. Ok, gracias Emilio...
    :o)

  9. Esa pareja en el muelle solitario, parece la última de la Tierra, entre esa soledad tan terrible, la belleza triste de los barcos olvidados y la grandiosidad de las nubes al atardecer.