Vincent Van Gogh, genialidad incomprendida.

En sus tardíos inicios como pintor, Van Gogh decidió acudir a unas clases de pintura de las que no tardó mucho en ser expulsado. Su técnica y su forma de entender la pintura no fueron aceptadas.
En una de las cartas a su hermano Theo escribe: "En cierto sentido estoy contento de no haber aprendido a pintar".

El 2 de mayo de 1889 (un año antes de morir) escribe: "Nunca seré nada como pintor, lo veo muy claro."

Un genio después de morir y un incomprendido mientras vivió.

05 julio, 2006
8 comentarios

Comments (8)

  1. Wow hablaste de uno de mis genios, en este pequeño relato... hiciste que se me erizara la piel... hace mucho no te tengo en mi blog, has tenido mucho trabajo? espero saber pronto de ti... en mi espacio, se extrañan tus lindas palabras :)

  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
  3. Como los profetas que han de salir de su tierra, todos los grandes genios de este mundo o la mayoría
    son reconocidos cuando nos abandonan
    Triste pero es así
    Besitos.

  4. Que injusto ¿verdad?No poder disfrutar en vida de tus logros, de tu talento y que todo esto suceda luego, morirte de asco y luego ser un GENIO...

    Un abrazo

  5. Siempre pasa con los grandes artistas, cuando mueren es cuando se le da valor ha lo que hicieron en vida, es triste, pero siempre ha pasado lo mismo. Saludos.

  6. Ciao,

    Surrealista, pero cierto.
    ¿Qué me dices de los grandes genios de las letras? La mayoría no tenían ni para tinta.
    Encantada de descubrir tu casa, con tu permiso me quedaré un ratito más y gracias por la visita.
    Mónica

  7. Siempre me impresionó este genio. Su búsqueda, el sentido de su vocación, la fuerza, la originalidad, el compromiso.

    Saludos.

  8. La genialidad y su incomprensión nos invade en sus cuadros.

    Gracias por tu paso y tus palabras en mi rincón.

    Saludos